jueves, 24 de octubre de 2013

Tarta de calabaza

El otoño es una buena época para hacer recetas con productos típicos de la época: castañas, calabazas, uvas, setas... son algunos de los productos que podemos encontrar en supermercados y tiendas de alimentación.
La receta que he elegido esta vez es una tarta de calabaza fácil y sabrosa. La decoración es opcional. La he decorado con motivos de Halloween y ha resultado acabar como tarta de cumpleaños de mi hija Paula.

Los ingredientes:

  • Medio Kg de calabaza 
  • Tres cuartos de taza de azúcar moreno.
  • 250 ml. de nata líquida.
  • 2 huevos enteros.
  • una cucharadita de jengibre.
  • una cucharadita de canela en polvo.
  • una lámina de masa brisa.
Un molde redondo como el que utilizamos para hacer quiche.

Ahora la elaboración: 

Pelamos, cortamos y troceamos la calabaza. La cocemos en un fondo de agua hasta que esté blandita.
La escurrimos bien y la echamos en un vaso de la batidora. Añadimos la nata, los huevos, el azúcar, el jengibre, y la canela. Batimos hasta que quede un puré cremoso y reservamos.
En un molde extendemos la masa brisa y si la que utilizamos es comprada, le dejaremos el papel de horno en la que viene envuelta. Una vez forrado el molde pinchamos la masa con un tenedor y ponemos alguna legumbre en el fondo para que no hinche la masa.
Calentamos el horno a 200 grados. Una vez caliente, metemos el molde con la masa brisa y bajamos la temperatura a 180 grados. Cuando la masa esté dorada, sacamos el molde y añadimos la masa que hemos reservado. Lo volvemos a meter en el horno durante 40 minutos. Cuando lo pinchemos con un tenedor y salga limpio es que la tarta está lista.
La decoración que he elegido es de Halloween y de chocolate



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada